Interior_Castillo_Luz
  • La cruz y la espada

Así era la torre de Santa Cruz Mar Pequeña

Cuando se cumplen 84 años de la ocupación por parte de España del territorio de Ifni, nada mejor que hacer una sencilla pero emocionada reseña de tal hecho.

Breves antecedentes.-

En 1476, desembarcaba en la costa africana que con el tiempo se conocería como Ifni, el Capitán Diego de Herrera quien, de parte de la Corona de Castilla, fundaba un establecimiento denominado Santa Cruz de la Mar Pequeña que permaneció en manos españolas hasta 1524, año en que fue abandonado ante la imposibilidad de sostenerlo en paraje tan aislado y sometido a constantes ataques de los indígenas de la zona.

santa cruz mar pequeña
  • La cruz y la espada

Únicos restos de Santa Cruz Mar Pequeña

No sería hasta 1860, con el tratado de Wad-Ras, cuando en su artículo octavo dicho acuerdo entre España y el Majzen –máxima autoridad marroquí– otorgó a aquella un espacio de terreno en dicha costa atlántica, justo en donde estuvo el antiguo emplazamiento de Santa Cruz de Mar Pequeña, con el fin de instalar una base que sirviera para actividades pesqueras.

Los viajes, en 1878 y 1883 respectivamente, de dos comisiones mixtas hispano-marroquíes constituidas ad hoc para estudiar el lugar exacto en el que se ubicó la antigua Santa Cruz de Mar Pequeña, desembocaron –más por presión de los españoles, que por la intención de sus colegas marroquíes– en la fijación de Sidi-Ifni como el punto en el que consideraron que había estado emplazada la antigua fortaleza.

BENS CON CHIUJS
  • La cruz y la espada

El Col. Bens con indígenas marroquíes

Pero la insurrección que pronto se extendió por las regiones aledañas del Sūs y del Nūn, y la proclamación, por parte de Madrid, del protectorado español sobre la costa de África comprendida entre los cabos Bojador y Blanco, a finales de 1884, pospusieron la delimitación y ocupación de Sidi-Ifni sine díe.

El gobierno español no volvió a preocuparse por Ifni hasta 1911. Aunque el gobernador político-militar de Río de Oro, el Coronel Francisco Bens Argandoña –gran africanista–, se postulaba para dirigir la expedición de ocupación del territorio desde 1910, el ministro de Exteriores del momento, García Prieto, decidió designar para tal operación al cónsul español en Mogador, Gustavo de Sostoa.

  • La cruz y la espada

Nativos Ait-Baamarani de la zona de Ifni

Entre el 17 y el 24 de Marzo de 1911, una misión de cuatro personas (Gustavo de Sostoa, un jefe de Estado Mayor, un interprete y un guía indígena) arribaron a la rada de Ifni reuniéndose con notables Ait-Baamarani –indígenas autóctonos de la zona–, con objeto de convencerles de la necesidad de proceder a la ocupación del territorio, bien que sin conseguir su aquiescencia.

El 1 de Mayo los comisionados marroquíes, que debía acudir a una nueva cita, no se presentaron mostrando así su indignación por la reciente ocupación de Larache y Alcazarquivir por tropas españolas.

El 26 de Agosto, el ministro de la Guerra, Agustín Luque Coca, transmitía al capitán general de Canarias las instrucciones necesarias para incorporar el territorio a España. Tras fijar una nueva fecha con el Majzen para que facilitara tal hecho, el 5 de Septiembre la ocupación de Ifni se posponía ante las presiones francesas de cara a las próximas negociaciones sobre Marruecos que tendrían lugar en Paris.

Mapa_del_Magreb_1956
  • La cruz y la espada

Situación de Ifni

Durante la dictadura de Primo de Rivera, aunque se intentó llevar a cabo dicha ocupación, no se consiguió debido a que la administración española no logró cambiar la tradicional inercia de la política colonial en la región, basada en pequeños destacamentos situados en determinados puntos de la costa atlántica, pero sin ningún interés en penetrar en el interior del territorio, dado el coste humano y económico que ello suponía, además de sus posibles repercusiones en la política interna. No hay más que ver la situación de parálisis en que se encontraban los puestos militares de Cabo Juby, Villa Cisneros y La Güera dos años después (1930). Mientras tanto, en cambio, Francia había ganado el tiempo necesario para ir “pacificando” la región próxima a Sidi-Ifni, preparándose para traspasar el Anti-Atlas y lanzar su ofensiva final sobre los territorios de los confines argelo-mauritano-marroquíes.

Con el advenimiento de la II República, la política de Francia hacia España se endureció, siendo conscientes los españoles de que Paris no vería con buenos ojos una ocupación del enclave antes de que Francia pacificara la zona de los confines aledaños, ya que “además de ser una amenaza sobre el flanco de su línea militar Tiznit-Goulimin, arruinaría la región de Mogador”. En el fondo se buscaba una colaboración que no se limitara a asegurar el flanco de Sidi-Ifni, sino que abarcara también la “pacificación” de los confines de Marruecos.

Sin embargo, Azaña estaba convencido de que los franceses no tendrían ningún inconveniente en buscar “una salida al mar por nuestra costa del Sáhara [entendida ésta como la suma del enclave de Ifni, la zona sur del Protectorado y el Sáhara Occidental], y lo harán por las buenas si no estamos allí de veras”.

Así pues, en la reunión del Consejo de Ministros celebrada el 29 de Junio de 1933, Azaña tomaba la decisión de “realizar un acto simbólico de ocupación de Ifni”. En su opinión “los asuntos del Sáhara son totalmente desconocidos en España y hay que proceder con mucho pulso, no vayan a creer que emprendemos una guerra”. A este respecto, Manuel Azaña le insistió al comandante Cañizares, en calidad de máximo responsable de la expedición, “que allí se desembarca para abrir una factoría, y que los medios de acción son los regalos y las buenas amistades adquiridas entre los naturales”.

Almirante Lobo-01
  • La cruz y la espada

Almirante Lobo

En Julio de dicho año, Madrid daba la orden de preparar “el ánimo de los indígenas para la ocupación pacífica”. El 1 de Agosto, a bordo del Almirante Lobo, embarcó una pequeña expedición compuesta por una unidad de la Mía a camello de Cabo Juby, al mando del Teniente Fernández Álvarez Amado, una sección de la Mehal-la de Tetuán, el cónsul español en Marraqués, Argimiro Maestro de León, y el Comandante Cañizares –delegado del Alto Comisario en Cabo Juby– como jefe de la citada expedición. Diez días después la expedición regresaba al punto de partida sin haber podido desembarcar y con el saldo de dos indígenas que sirvieron de emisarios muertos.

La ocupación efectiva.-

articleC675861252266220
  • La cruz y la espada

Col. Capaz Montes

Hubo que esperar al año siguiente para que, gracias a la habilidad del nuevo mando designado para tal misión, se consiguiera el objetivo tanto tiempo dilatado.

Efectivamente, el nuevo Gobierno, presidido por el liberal-radical Alejandro Lerroux, designó para tales efectos al Coronel Osvaldo Capaz, el cual consiguió, en una reunión en Cabo Juby el 27 de marzo de 1934 con representantes de la población indígena del territorio, su visto bueno para la ocupación.

Así, el 4 de Abril dicho coronel, tras recibir la autorización del Gobierno, embarcaba en el cañonero Canalejas rumbo a Ifni. Adelantándose a su llegada, el día 5 un trimotor arrojaba, en el zoco del Arbaa de Mesti, una carta de Capaz en la que anunciaba los acuerdos adoptados y el próximo desembarco español para que la población del lugar tuviera conocimiento del inmediato hecho.

carabo
  • La cruz y la espada

Monmento en que un cárabo con nativos se acerca al bote del Col. Capaz para recogerle y llevarle a tierra

articlec446431251579267
  • La cruz y la espada

El Col. Capaz observando el desembarco de las primeras fuerzas de ocupación

En el lugar sólo existía una pequeña construcción, un aduar denominado Amezdog, perteneciente a la cabila El Mesti de la tribu bereber Ait-Baamarani, y de la que no queda actualmente ningún resto.

El acontecimiento fue relatado así por Francisco Hernández-Pacheco, que formó parte de la expedición científica que recorrió poco después el territorio de Ifni:

Desembarcó Capaz en la playa de Sidi Ifni el día 6 de abril, acompañado solamente por el Teniente Lorenzi y el cabo señalero del Canalejas, Fernando Gómez Flórez. Al encuentro del bote de los españoles, salió de la playa un cárabo con indígenas, al que transbordaron Capaz y los suyos, desembarcando todos a poco felizmente en la playa. Se dirigió Capaz a un grupo de indígenas que le esperaban, del que se destacaron algunos notables, que ofrecieron al Coronel en señal de bienvenida un cuenco de leche agria. Después, a caballo, se ascendió a lo alto de la zona litoral y en el inmediato caserío de Amedog (sic) se comió. Durante la comida llegaron unos grupos de indígenas y notables, a los que Capaz expuso sencilla y claramente los propósitos e intenciones de España. Los indígenas marcharon después de la comida, celebrando algunas reuniones, en las que se discutió ampliamente. A la mañana siguiente comunicaron al Coronel Capaz la conformidad de Ifni de unirse a España.” Hernández-Pacheco, Francisco (1945). Rasgos fisiográficos y geológicos del territorio de Ifni. Boletín de la Real Sociedad Geográfica: Tomo LXXXI, p. 50. Madrid.

ifni1 05
  • La cruz y la espada

El hecho causó sensación en España

Tras su desembarco en Ifni, el Coronel Capaz emprendió rápidamente el recorrido por los límites teóricos de la frontera del enclave con la zona francesa, disponiendo la ocupación de varios puntos que los galos tenían también intenciones de adjudicarse. De hecho, el Gobierno le había ordenado expresamente que ocupara “todo territorio no lo esté por las tropas francesas y nos pertenezca según los planos que tiene en su poder. Asimismo ocupará aquellos que siendo discutible no esté ocupado. Planos tanto franceses como españoles no pueden ser exactos, por eso sólo el acto de ocupación determinará derechos a negociar más tarde”. Aún así, durante los años siguientes ambas naciones tuvieron que dedicar arduos esfuerzos in situ hasta llegar a conseguir un acuerdo firme en cuanto a la delimitación de sus fronteras.

37204560
  • La cruz y la espada

Delimitación del campo de aterrizaje mandadas hacer por el Col. Capaz el mismo día de su desembarco

Por su brillante actuación Capaz fue nombrado Gobernador civil y militar de Ifni y ascendido a General el 29 de Agosto, dándose además el nombre de Puerto Capaz al lugar conocido como Punta de Pescadores, en la costa de Gomara.

En sólo tres años Sidi-Ifni pasaría de ser un campamento ocasional de tiendas de campaña, y algún barracón, a la construcción de seiscientas viviendas, crecimiento espectacular para tan pocos años.

Reseña biográfica del Gral. Osvaldo Capaz Montes.- 

capaz xauen
  • La cruz y la espada

El éxito de la columna Capaz en 1926 en la prensa

Había nacido en Cuba el 17 de Marzo de 1894, ingresando en el Ejército en 1910, desarrollando la mayor parte de su carrera en Marruecos.

Capitán de la Policía indígena en 1922, participó activamente en dicha campaña. Su acción más significativa la protagonizó, ya como Comandante, durante el verano de 1926, cuando en una misión confiada por el General Goded, jefe de Estado Mayor del Alto Comisario, Gral. José Sanjurjo, le fue encargado someter a toda una serie de cabilas de la región de Gomara, desarmándolas y nombrando autoridades indígenas adictas al poder colonial español. Comandando una harka indígena de unos mil hombres y apoyado por la Armada y aviación españolas, en dos meses sometió a diez cabilas y confiscó casi tres mil fusiles, entrando en Xauen el 10 de Agosto de 1926. Esta marcha le daría fama de brillante jefe militar y, sobre todo, de poseedor de grandes cualidades diplomáticas, ya que la mayor parte de las sumisiones de las cabilas no se produjeron por la fuerza.

capaz-con-el-presidente-del-gobierno-ricardo-samper-1934-2
  • La cruz y la espada

El Col. Capaz explicando los pormenores de su desembarco en Ifni al nuevo Presidente del Gobierno Ricardo Samper

Ascendido a Coronel, fue nombrado delegado de Asuntos Indígenas de la Alta Comisaría de España en Marruecos en 1927, estableciendo un eficaz sistema de control de las cabilas rifeñas a través del Servicio de Intervenciones Militares. Permaneció en este puesto hasta 1931, cuando tras el advenimiento de la Segunda República Española, fue destituido por el nuevo Alto Comisario, Luciano López Ferrer. No obstante, tras su destitución, Manuel Azaña le nombró para un mando en Las Palmas de Gran Canaria, con plaza de General.

Como se ha dicho, con el nuevo gobierno presidido por Alejandro Lerroux, Capaz volvió a Marruecos, de nuevo como delegado de Asuntos Indígenas, siendo destinado en seguida a Cabo Juby a fin de encargarse de tal misión; bien que debido a la inestabilidad política de la II República, para cuando Capaz realizara poco después la ocupación de Ifni quien figuraría al frente del Ejecutivo sería Ricardo Samper.

A06-11-p
  • La cruz y la espada

Cadáver del Gral. Capaz

Una vez realizada oficialmente la ocupación de Ifni fue nombrado Gobernador civil y militar de aquel territorio y ascendido a General, destacando su prestigio en los cargos desempeñados en su último empleo. Fue propuesto para la cruz del Mérito Naval, además de poseer otras varias condecoraciones de importancia. Asimismo, se le dio el nombre de Puerto Capaz al lugar conocido como Punta de Pescadores, en la costa de Gomara.

En 1936 era Comandante General de Ceuta. Poco antes de que fuera a producirse el Alzamiento, se trasladó a Madrid donde fue detenido por milicianos frentepopulistas e internado en la Cárcel Modelo, de la que fue sacado junto con otros destacados presos el 23 de Agosto y fusilado en la Pradera de San Isidro.

Por Toribio