Ochocho de marzo.

La incalificable actitud de la Iglesia ante la huelga feminista, que no femenina.

mm

                                                       Aquí en PDF

 

¡Dame una O!

¡Dame una S!

¡Dame una O!

¡Dame una R!

¡Dame una O!

¡SOROS!

 

¿Nos hemos equivocado?

Pregunta Ana Pastor Dos,

Con el pololo en la mano,

En plena manifestación.

 

Soraya dice que puede,

Que han nombrado a su mentor.

“Sor soy yo, y sor es os.

Qué es el organizador”.

 

Con graciosa minifalda,

La “cheerlader” radical,

Montero, la cuchipanda,

Dice que todo está mal.

 

“¡Qué al principio no iba “ese”,

Una C tenía que ser!”,

Y todas piden el cese,

Del masculino poder.

 

“Repitamos la consigna.

A ver si sale está vez.

Vamos, gritemos juntitas.

Cantemos a la de tres”.

¡Dame una O!

¡Dame una S!

¡Dame una O!

¡Dame una R!

¡Dame una O!

¡TOROS!

 

Eso no ha sonado bien,

Dice Margaret Roblés,

“¿Es feminista el toreo?

Heteropatriarcado es.

 

Pues nos estamos luciendo,

El día de la Mujer.

¿Hacemos pa esto la calle?…

Son las cosas del querer”.

 

“¿Y si antes examinamos,

Lo que queremos cantar?…”

“Pero organizar es macho,

Lo nuestro es espontaneidad”.

 

“Yo  quiero ser futbolista,

Facturar como Neymar.

Y yo, que ahora soy corista,

Aspiro a ser cardenal”.

 

Y al oír esa palabra,

Una conocida actriz,

(Por no ocultar nunca nada…),

Recuerda qué han de decir.

¡Dame una O!

¡Dame una S!

¡Dame una O!

¡Dame una R!

¡Dame una O!

¡OCIOSO!

 

“¡Qué no es eso, compañeras,

Qué no sabéis animar,

Qué nos van a echar del grupo,

Qué alienta el Orden Mundial!”

 

“Es verdad que sigue a Soros,

Y que ocioso suele estar,

Pero no le van los toros,

A Osoro, nuestro cardenal”.

 

“¡Ese, ese!”, chillan todas,

Al oírlo mencionar,

Al que ha arengado a la tropa,

Un conocido Don Juan.

 

(Pues se sabe, desde siempre,

Desde que Dios hizo a Adán,

Que a todo buen gallinero,

Lo manda un gallo, no un par).

 

El gurú que ha colocado,

A todas en su lugar,

Es el diestro y afamado,

Pablito Iglesias Vulgar.

¡Dame una O!

¡Dame una S!

¡Dame una O!

¡Dame una R!

¡Dame una O!

¡OSORO!

 

¡Qué bien ha salido ahora,

Que se han dejado guiar,

Por el machista de moda,

Qué las hace suspirar.

 

Está el macho mandamás,

Rajoy y su dios Baal.

Está el tonto que es muy útil,

De reflexión transversal.

 

Están del tipo blasfemo:

Noriega, Osoro, los drag…

Y están los del tipo chulo,

A esos les mola pegar…

 

“Es el macho que castiga”,

Y clama por la libertad,

De la hembra a la que trata,

Como a simple material.

 

Pues nada, liberaros todas,

Frente al amo capital.

Pero sólo es mujer libre,

La de vientre maternal.

 


Deja un comentario