Memoria histórica del Psoe.

El PSOE no tiene escrúpulo alguno en apoyar la dictadura del Gral. Miguel Primo de Rivera. Largo Caballero ocupa asiento en el Consejo de Estado y otros dirigentes socialistas en el Consejo de Trabajo, en el Consejo Interventor de Cuentas y en otros órganos gubernamentales; ellos siempre tan demócratas.

mm
Unamuno

Del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) –que dicho sea de paso nunca ha sido ni obrero ni español, sino todo lo contrario como está más que acreditado–, fundado en 1879 por Pablo Iglesias Posse –persona de reconocida inestabilidad mental–, ya dijo en 1895 Unamuno después de haber pasado algún tiempo en él: “Tienen el alma seca, muy seca, es el suyo un socialismo de exclusión, de envidia y de guerra, y no de inclusión, de amor y de paz. ¡Pobre ideal! ¡En qué manos anda el pandero!”. Sin duda tal definición fue profética, y aún se quedó corta.

Veamos a modo de ejemplo algo, mucho más se podría decir pero no hay espacio, sobre la “memoria histórica” de tal partido y, por ello, de sus militantes y simpatizantes de todos los tiempos; también de los de ahora.

1879

Pablo Iglesias

Fundación del PSOE por Pablo Iglesias Posse (en 1888 fundó la Unión General de Trabajadores (UGT) su filial sindical de clase a la cual, como a sus integrantes, se debe aplicar todo lo de su matriz): “Nosotros estamos dispuestos a vencer, no a defendernos. A matar y a dejarnos matar. A todo”; “Queremos la muerte de la Iglesia…; para ello educamos a los hombres, y así le quitamos conciencias. Pretendemos confiscarle los bienes.”

1909-1910

Incendios en Barcelona durante la Semana Trágica.

Semana Trágica de Barcelona. Junto con los anarquistas, el PSOE impulsa múltiples disturbios, desmanes, asesinatos de clérigos y profanación de tumbas, Pablo Iglesias reconoce su implicación y dice: “Mi partido está en la legalidad mientras ésta le permita adquirir lo que necesita; fuera cuando ella no le permita alcanzar sus aspiraciones”. Y amenaza de muerte al Presidente Maura si se vuelve a presentar a las elecciones: “…nosotros hemos llegado al extremo de considerar que antes de S.S. suba al Poder debemos ir hasta el atentado personal…”; tan sólo quince días después, Manuel Posa, socialista de 18 años, le disparaba varios tiros.

1917

El PSOE instiga la huelga general revolucionaria de corte bolchevique, asume el Manifiesto Comunista, se declara partidario de la “dictadura del proletariado”, de la destrucción de la Iglesia, del Ejército, de los jueces, etc.

1923

Largo Caballero

El PSOE no tiene escrúpulo alguno en apoyar la dictadura del Gral. Miguel Primo de Rivera. Largo Caballero ocupa asiento en el Consejo de Estado y otros dirigentes socialistas en el Consejo de Trabajo, en el Consejo Interventor de Cuentas y en otros órganos gubernamentales; ellos siempre tan demócratas.

1930

El PSOE dirige el fracasado intento de golpe de Estado cuyo primer acto fue el levantamiento de la guarnición militar de Jaca con el Capitán Galán al frente.

1931

Saqueo e indendio de la iglesia de la calle Flor de Madrid.

En Abril, pese a haber obtenido las fuerzas monárquicas más concejales que las republicanas y socialistas juntas, y pese a que no se había dirimido en tales elecciones la continuidad o no de la monarquía, el PSOE colabora en el golpe de Estado junto con los republicanos tomando el poder en las calles mediante algaradas, saqueos, palizas y amenazas, instaurando ilegalmente la II República, permaneciendo en el Gobierno hasta 1933.

En tal periodo participó activamente en la redacción de una nueva Constitución completamente sectaria, en la persecución a la Iglesia, instigó y amparó la quema de conventos de Mayo, la expulsión de la Compañía de Jesús, así como múltiples huelgas y crímenes  por odio ideológico, mientras que por otro lado apoyaba la represión sañuda de las revueltas anarquistas como la de Casasviejas con los famosos “tiros a la barriga”.

Asimismo persiguió y acosó a la oposición de derechas, entre otras cosas cerrando multitud de publicaciones derechistas con cualquier excusa.

1933

Periódico de las Juventudes Socialistas 1933.

Largo Caballero crea las Juventudes Socialistas organizadas al modo de las soviéticas e instruidas como milicias paramilitares, protagonistas desde ese instante de la violencia callejera. Portaban pañuelos rojos, saludaban puños en alto y entonaban canciones belicosas sembrando el terror en las calles. Entre Noviembre de 1933 y Junio de 1934, José Antonio Primo de Rivera se negó a contestar a su violencia con violencia, pese a la casi decena de muertos entre los militantes de Falange a manos de los “chíbiris” socialistas.

El 23 de Julio de 1933 Largo Caballero decía a sus Juventudes Socialistas que iba a la creación de una república socialista y revolucionaria. Hay multitud de discursos de este estilo en aquellos años; y hechos que dieron fe de ello.

Por su parte, el ministro socialista Jiménez de Asúa era el responsable de la redacción y aprobación de la “Ley de vagos y maleantes”, que fue por tanto una ley socialista y de la II República, no de Franco.

1934

Estado en que quedó la Universidad de Oviedo saqueada por los socialistas.

El PSOE intenta dar un nuevo golpe de Estado revolucionario contra la República y su Gobierno que fracasó en toda España salvo en Asturias durante quince días, donde con 30.000 hombres los socialistas se ensañaron con sacerdotes, guardias civiles y ciudadanos considerados de “derechas”. El diputado socialista Ramón González Peña aprovechó la narquía para volar las cajas fuertes de la sede del Banco de España en Oviedo quedándose con el dinero que nunca apareció. Se perdieron casi 3.000 vidas. Largo Caballero estuvo varios meses en prisión, y Prieto huyó a París… como Puigdemont a Bruselas.

1936

Las turbas se adueñan de las calles tras el pucherazo de las elecciones.

Tras las más que fraudulentas elecciones de Febrero de 1936 –auténtico pucherazo– durante las cuales Largo Caballero había prometido la guerra civil y defendido la bolchevización del PSOE, éste se convirtió en el principal partido del Frente Popular, coalición de partidos marxistas, revolucionarios y separatistas; antes de producirse el Alzamiento ya solicitaba a la URSS ayuda para “la conquista del poder por medio de la insurrección armada”.

A Largo Caballero se le conocía desde hacía muchos años como el “Lenin español” y tenía su estatua en la Plaza Roja de Moscú; poco después la efigie de Stalin, otro gran demócrata, a instancias del PSOE colgaría de la Puerta de Alcalá de Madrid.

Militantes socialistas de la Guardia Civil y de la de Asalto asesinaron al líder de la oposición José  Cavo Sotelo el 13 de Julio, fulminante iniciador del Alzamiento.

1936-1939

Miembros de la “Patrulla del Amanecer” de la checa socialista de García Atadell.

Es imposible resumir la barbarie demostrada por los socialistas durante la guerra especialmente en la retaguardia y con los más indefensos.

Checas por doquier, secuestros, robos, torturas, violaciones, asesinatos a mansalva de personas de toda clase, condición, edad y sexo con premeditación y alevosía en cantidad y forma tal que constituyó un auténtico genocidio en toda regla. Paradigma de ello fueron los asesinatos de Paracuellos del Jarama.

Los dirigentes socialistas Prieto y Negrín trasladan en secreto todas las reservas de oro del Banco de España a Moscú y a París. Además, comienzan un expolio absoluto y sistemático de las cajas particulares de los bancos, incluido el Monte de Piedad donde lo que había era en su mayoría propiedad de personas humildes que allí lo habían empeñado; también las colecciones de monedas de oro del Museo Arquológico cuyo valor histórico era incalculable –muy superior al del metal con el que estaban hecho– y numerosas obras del museo del Prado, para tenerlas como garantía en caso de pérdida de la guerra. Menos las últimas, nunca se ha recuperado nada de todo lo demás porque lo fundieron y convirtieron en lingotes en Méjico una vez terminada la contienda.

Además, durante los años de la guerra, en la parte de España bajo control rojo los socialistas, junto con los comunistas, impusieron la dictadura del proletariado trayendo a dicha parte de nuestra patria la ruina más terrible, en absoluto achacable a la guerra.

1939-1973

El Vita (Antes fue el Giralda de Alfonso XIII).

Prieto se apropia del ingente tesoro del yate VITA –que contenía lo que habían expoliado durante la contienda como se ha dicho más arriba– que le robó al ladrón de Negrín –que a su vez y con él lo había robado a todos los españoles–, del cual vivió como un pachá junto a sus secuaces, mientras dejó a los exiliados en la hambruna y la ruina, es una de las muchas pruebas de la sempiterna y nunca extinguida corrupción del PSOE.

Nada más hizo el PSOE en tal periodo, pues desapareció del mapa literalmente.

1973

Felipe González llegó a la Secretaría General del PSOE en el Congreso de Suresnes de la mano de la CIA y de una parte del SECED, los servicios de inteligencia militares del franquismo; más el dinero del SPD alemán.

1977-1982

Felipe González y Alfonso Guerra

Chantaje a la Corona y oposición brutal a UCD. En 1975 “El Socialista” decía que Juan Carlos I no podía ofrecer una cara distinta a la de Pinochet y defendió la república como forma de Estado durante el proceso de redacción de la nueva Constitución. Además, llevó a cabo una oposición sectaria, agresiva e irresponsable.

Felipe González se escandalizaba de que España fuera a entrar en la OTAN, llegando a viajar a países del Pacto de Varsovia como forma de “protesta”.

Alfonso Guerra llamaba a Suárez “tahúr del Missisippi”, “perfecto inculto”, procedente de “las cloacas del fascismo”, y le acusaba de ser un jinete del “caballo de Pavía”, y de ser amigo de recurrir al “pinochetismo” y a los “golpes de Estado parlamentarios”. Mientras, su hermanísimo utilizaba un avión Mystere del Ejército del Aire para desplazarse con su familia al Algarve portugués y el propio Alfonso, de regreso de los toros en coche, se saltaba el atasco haciéndose abrir paso por su escolta. También dijo “Para echar a la UCD me alío hasta con HB”.

1982-1996

El partido de los “cien años de honradez” se caracterizó por el paro galopante aún no logrado disminuir en la actualidad, el chaqueterismo, la megalomanía yla  corrupción.

Alfonso y Juan Guerra

Los socialistas prometieron 800.000 puestos de trabajo, el “OTAN de entrada NO”, y la ética. Pues bien, dejaron un paro del 21%, un país comprometido con la OTAN y participando en sus bombardeos, una continua cesión ante los separatistas y un rosario de escándalos de corrupción: casos Juan Guerra, Flick, Filesa, Cruz Roja, Luis Roldán, las cuentas de la Expo, Mariano Rubio e Ibercorp, las escuchas ilegales del CESID, los GAL por el que se encarceló al ministro y al secretario de Estado del Interior y de la que se acusó también al Presidente González, el uso indebido de los fondos reservados, Rumasa, amigos y gente cercana al PSOE que se enriquecía de la noche a la mañana, sin faltar la amistad con Betino Craxi, Carlos Andrés Pérez y otros dirigentes corrupto.

Todo se completaba con una gran megalomanía que hizo que Felipe González se paseara en el Azor de Franco, o que se construyera un bunker a prueba de bombas nucleares bajo la Moncloa que disponía incluso de cementerio. Además de convertirse en un experto traficante de influencias con las cuales ha amasado una gran fortuna de la que disfruta en la actualidad, viviendo en el barrio de Salamanca de Madrid; sin duda el barrio más obrero de dicha capital.

No faltó tampoco el control absoluto del Poder Judicial (“Montesquieu ha muerto”, dijo Alfonso Guerra) cargándose la división de poderes y controlando el cuarto poder (la Prensa) a través de alianzas con el Grupo PRISA. TVE llegó a poner un “VOTA PSOE” durante un segundo en plena campaña de 1986 cuando Butragueño marcaba un gol a Dinamarca en el Mundial. Todo se coronó con la compra de Antena3 Radio y su posterior cierre.

Solana antes y después.

EL PSOE mantuvo y estrechó lazos con la OTAN y los EE.UU, y bombardeó con y sin mandato de la ONU a mujeres y niños en Irak y Yugoslavia.

Solana llegó a la Secretaría General de la en otros tiempos tan denostada OTAN. Pocos años después, siendo aún Secretario General de la OTAN y Felipe González Presidente del Gobierno, el PSOE apoyó el bombardeo de Yugoslavia decidido y ejecutado unilateralmente por EE.UU en contra de lo deciido por la ONU.

Felipe González fue amigo predilecto y dio incontables créditos a dictadores de ideología afín como Daniel Ortega, Fidel Castro o al líder libio Gadaffi cuando éste estaba inmerso en la financiación de grupos terroristas.

1996-2003

Tras la marcha de Felipe González, el PSOE siguió en defensa de los intereses del grupo PRISA.

En un ejercicio más de hipocresía, algo habitual en toda su historia, en 2003 el PSOE atacó al Gobierno Aznar y le exigió que se opusiese con firmeza a un nuevo ataque contra Irak. Se lanzaron acusaciones de “asesinos” y de estar colaborando en la muerte de mujeres y niños, así como de “seguidismo” de EE.UU.

Almunia y Borrell

Siendo Joaquín Almunia su Secretario General, decidió legitimizarse a través de su elección por las bases del partido, convencido de ganar en unas primarias. José Borrell, socialista no felipista, se presentó y ganó las mismas con el 55% de los votos. Pese a su victoria, los poderes fácticos del PSOE (felipistas y polanquistas) le torpedearon hasta forzar su dimisión.

Suerte parecida le tocó a Nicolás Redondo Terreros en Vascongadas por mantener postulados anti-secesionistas, mal vistos por los sectores felipistas del Partido. Tras la salida de Almunia, las primarias dieron la victoria a Rodríguez Zapatero con tan sólo un 38% de los votos.

El 11-M

Zapatero llegó a la Moncloa a caballo del 11-M, nunca bien aclarado, el mayor atentado de toda nuestra historia con 192 muertos y 1.500 heridos, volcándose el PSOE nada más conocerse tan luctuoso hecho en todos los medios afines a su cuerda diciendo que el PP mentía… incitando a parte de la población, a través de mensajes SMS, a manifestaciones “ESPONTANEAS” delante de las sedes del PP el día 13, jornada de reflexión, a las voces de “Aznar asesino”, “PP culpable”… e incluso agresiones a algunos dirigentes del PP.

Justo a partir del día 15, el PSOE ya nunca ha querido saber nada de aquello.

Sánchez y sus lágrimas de cocodrilo.

Y, ahora, y por no alargar –recuerden los ERE,s andaluces–, y a pesar de que poco se habla de ello, y ya saben por qué, Chávez y Griñán se sientan en el banquillo de los acusados y… lo que te rondaré morena.

PEDRO SÁNCHEZ: ESTO SÍ QUE ES MEMORIA HISTÓRICA DE VERDAD ¿LA CONOCÍAS? CLARO QUE SÍ. FORMAS PARTE DE ELLA, NO SÓLO NO RENIEGAS DE NADA, SINO QUE TE SIENTES ORGULLOSO DE TODA, SÓLO QUIERES, CALRO, BORRAR SUS HUELLAS PARA QUE, LLEGADO EL MOMENTO, PODER REPETIRLA PUES SON LA SEÑA DE IDENTIDAD DEL PSOE Y DE SUS MILITANTES.

 


Deja un comentario