A su paso por Madrid para recoger un importante premio, La Cruz y la Espada tuvo el privilegio de poder ofrecer al P. Custodio Ballester su propio sentido y sincero homenaje en agradecimiento no sólo a su labor, sino también por habernos acompañado hace unos meses en una jornada de oración y convivencia de familias católicas al pie del Cerro de los Ángeles; jornada que fue injustamente boicoteada por el obispado de Getafe, como injustamente ha sido cesado el P. Custodio por el arzobispado de Barcelona. ¡Que Dios perdone a ambos obispados!