el_general_miaja

Los Generales en el Alzamiento

El Alzamiento ni mucho menos fue un golpe de Generales, como muchas veces se ha dicho, si no todo lo contrario, pues fueron muchos menos los que se sumaron al Alzamiento que los que lo secundaron.

mm

Cuando el 18 de Julio de 1936 se produce el Alzamiento Nacional había en activo 85 Generales del Ejército de Tierra y Aeronáutica (Aviación) –tres Tenientes Generales, 24 Generales de División y 58 de Brigada–, más cinco Generales de la Guardia Civil, dos del Cuerpo de Carabineros, cuatro de Intendencia, cuatro de Sanidad, dos de Intervención y uno del Cuerpo Jurídico; además estaba el General de Brigada José Millán Astray que figuraba a la cabeza del escalafón del Cuerpo de Inválidos; así pues, había 104 Generales, contando a Millán Astray.

Francisco-Franco-y-el-General-MolaDe todos los anteriores, que repetimos son los que estaban en activo, con mando de tropa y sin él, participantes en el Alzamiento no llegaron a la treintena; hubo otros Generales que estaban en situación de cesados y sin mando que se unieron al Alzamiento como José Sanjurjo Sacanaell –exiliado en Portugal– y Alfredo Kindelán. Por ello, fueron mayoría –algo más de sesenta– los Generales que decidieron permanecer en el bando rojo; caso llamativo fue el de todos los de la Guardia Civil.

Así pues, con los anteriores datos, se puede asegurar que el Alzamiento ni mucho menos fue un golpe de Generales, como muchas veces se ha dicho, si no todo lo contrario, pues fueron muchos menos los que se sumaron al Alzamiento que los que lo secundaron.

En cuanto a la Armada, al inicio del Alzamiento había cuatro Vicealmirantes, trece Contraalmirantes, tres Generales de Ingenieros, dos de Artillería, uno de Infantería de Marina, uno del Cuerpo de Maquinistas, tres de Intendencia, tres de Sanidad y tres jurídicos; en total 33 oficiales Generales de la Marina.

En la zona roja fueron fusilados o asesinados 15 Generales del Ejército (Araujo, Bosch, Capaz, Fanjul, Fernández Ampón, Fernández Burriel, García Aldave, Goded, González de Lara, Legorburu, Lon Laga, López Ochoa –degollado por milicianos en su cama del hospital militar Gómez Ulla, tras de lo cual le cortaron la cabeza y la pasearon pinchada en una pica por Carabanchel–, Miquel, Patxot y Villegas) y 11 de la Armada (Contraalmirantes Francisco Márquez Román y Ramón Navia Osorio Castropol, Vicealmirante Francisco Javier de Salas González (jefe del Estado Mayor de la Armada), Vicealmirante Miguel de Mier y del Río –asesinado por la tripulación del crucero Miguel de Cervantes–, Contraalmirantes Luis Pascual del Pobil (en Madrid), Ramón Fontella Maristany (en Mahón) y Joaquín Cervera (segundo jefe militar del Cuarto Militar del presidente de la República), y los Generales Manuel González de Aleda y Castilla (Ingenieros), José Martínez Ayala (Intendencia), y los jurídicos Guillermo García Parreño y Esteban Martínez Cabañas.

En la zona nacional fueron fusilados ocho Generales del Ejército –seis durante la guerra y dos tras ella– y dos de la Armada –uno durante la guerra y otro tras ella–, en total, 10. Durante la guerra lo fueron Domingo Batet (6ª División Orgánica con cabecera en Burgos), Rogelio Caridad Pita (15ª Brigada de Infantería, acantonada en la Coruña), Miguel Campins (3ª Brigada de Infantería, con sede en Granada), Miguel Núñez de Prado (director general de Aeronáutica), Manuel Romerales Quintero (jefe de la circunscripción de Melilla y el Rif), Enrique Salcedo Molinuelo (8ª División, con sede en La Coruña) y el Contraalmirante Antonio Azarosa Gresillón (comandante del Arsenal del Ferrol y segundo jefe de la base); y tras la guerra Toribio Martínez Cabrera (comandante militar de Cartagena), José Aranguren Roldán (5ª Zona de la Guardia Civil, o sea de Cataluña) –su lealtad al bando rojo fue la principal causa de que el Alzamiento fracasara en dicha región–, y el Contraalmirante Camilo Molins Carreras (jefe de la base naval de Cartagena).

Además, en la zona roja fueron expulsados o pasados a la reserva 7 Generales; expatriados 1; se pasaron a los nacionales 2; vinieron de zona nacional a la roja 2; mientras que en la zona nacional fueron expulsados o pasados a la reserva 10 Generales; se pasaron a los rojos 2; pasaron de la zona nacional a la zona roja 2.

Sobre los siguientes Generales leales al bando rojo, de los que se ha llegado a decir que fueron fusilados al término de la guerra por los nacionales, cabe decir que, como muchas otras cosas, es rotundamente falso, pues una vez capturados fueron condenados a varias penas de cárcel y posteriormente indultados viviendo en España hasta su fallecimiento por causas naturales: Agustín Gómez Morato, Juan García Gómez Caminero, José Fernández de Villa-Abrille, Nicolás Molero, Julio Mena Zueco, Julián López Viota y Víctor Carrasco Amilibia.

 


Deja un comentario