En breve se nos anuncia a bombo y platillo la auto-disolución de la banda terrorista ETA. De parte del Gobierno y partidos políticos del sistema se canta victoria y se alaba a la “democracia” y al “Estado de Derecho” como artífices de tan histórica “victoria”. De parte de los partidos y colectivos que de siempre o inspiraron ideológicamente o formaron parte del entorno etarra, y lo siguen haciendo y formando, se guarda un discreto silencio, bien que sin ocultar su rebozo. Siempre hemos defendido que todo estaba pactado y este “final de ETA” nos da la razón, es la prueba del algodón.

ETA, lo dijo siempre desde su primer “zutabe” allá por principios de los años sesenta del siglo pasado, ha tenido siempre como único enemigo a España, no al régimen de Franco por entonces en boga, ni a la “democracia” subsiguiente, lo que se demostró cuando desaparecido aquél e implantado éste no sólo siguió matando, sino que arreció; a lo que contribuyó, desde luego, la impunidad calculada propiciada desde las más altas instancias del nuevo régimen partitocrático que todavía hoy sufrimos.

Los “años de plomo” lo fueron con la partitocracia, no con Franco, cuando España, o mejor dicho sus dirigentes de todo pelaje, renunciaron a defenderla y optaron por “negociar”, por “tomar la temperatura”, por gritar en las calles “basta ya” para adormecer conciencias; y para tener una excusa a fin de llevar hasta las últimas consecuencias que hoy vemos la disgregación y disolución de nuestra patria. Con ETA nunca se quiso acabar porque servía a fines incalificables que hoy hasta el más tonto reconoce; otra cosa es que hacer tragar tamaño sapo y llevar a buen puerto tragedia tan compleja precisara de mucho tiempo y no se pudiera evitar que de vez en cuando alguno de los actores se olvidara el guión y sacara los pies del plato, o sea del escenario.

Con los ideólogos de ETA, o sea, el PNV, y los etarras, o sea, Bildu y otros, en las instituciones vascongadas y navarras ¿quién que no sea un completo sinvergüenza o idiota perdido puede afirmar que se ha derrotado a ETA? Con los etarras siendo liberados con cualquier excusa ¿quién puede hoy decir que ETA ha sido derrotada? ¿Por qué ETA dejó de matar hace diez años? Porque ya sabía que había vencido y que al estar en las instituciones ya no le interesaba, pues tendrían que perseguirse a sí misma en caso de cometer alguna fechoría. ¿Qué enemigo derrotado no sólo se auto-disuelve, sino que programa su auto-disolución y la lleva a cabo por fascículos convenientemente “vendidos” al público? Sólo el enemigo victorioso.

Y lo peor de todo ¿cómo puede suceder tal cosa en un Estado de Derecho? Porque no lo es, sino de impunidad, y porque además todo estaba y está más que pactado. Ya verán cómo en muy poco tiempo, no sólo los presos etarras serán trasladados a cárceles en vascongadas, sino que irán siendo puesto en libertad con unas u otras excusas, incluida la de la supuesta “reconciliación” que ya los obispos del territorio que ETA reclamó siempre y que domina desde arriba y desde abajo se han adelantado a esgrimir en su vergonzoso y humillante comunicado de petición de perdón al que ya dedicamos hace poco un artículo (ver AQUÍ).

No nos alargamos más porque, además de que creemos que no descubrimos nada nuevo para los españoles que de verdad lo son y no se han dejado nunca engañar, ni tampoco ahora, es que nos da un asco infinito, no sólo intelectual, sino también físico.

P.D.- Claro que ya verán cómo esto se paga y bien caro.

La Redacción