• La cruz y la espada
Nos llega una emocionante crónica de unos legionarios de verdad que, a pesar de los desprecios del Ministerio de Defensa, del Jemad, los demás componentes de la cúpula militar e incluso el absoluto vació y rechazo que les ha prodigado la propia Legión “oficial” —esa que tanto alardea de bravura en las fotos de marketing–, no cejan en el empeño por evitar que se quite el nombre de Millán Astray a la calle madrileña que lo lleva; estos legionarios sí que no abandonan a su fundador en el campo de batalla; sí que pelean el combate; auténtico ejemplo de patriotismo y eficacia activista a imitar; bien orgulloso estaría Millán Astray de ellos.

“Estimados Señores, 

Les adjuntamos el documento de referencia (ver aquí)

Esperamos que sea de su agrado y si así lo consideran oportuno, procedan a su difusión entre sus contactos. 

Defender la calle del General Millán Astray en Madrid es motivo de Honra y en esta tarea nos hemos encomendado un grupo de Veteranos Legionarios con el Teniente Coronel Recena a la cabeza. 

Una Nación que no defiende a sus Héroes está condenada a la desaparición. 

Y porque no queremos que muera nuestra Patria, la ofrecemos nuestro humilde servicio recogido en este documento. 

Sólo desde la Unidad y Coordinación de todos los que aman a La Legión conseguiremos parar este vendaval de odio y Caínismo. 

Un abrazo legionario”

Guillermo Rocafort