Las cifras de la apostasía en España.

Desde la aprobación de la Constitución, desde la implantación de la “democracia”, desde que el clero español se sumara a todo lo anterior, bendijera dicha carta magna,…

mm

Presentamos a continuación los últimos datos del CIS, de Octubre de este año 2017, sobre la cuestión religiosa y, a continuación de cada uno de ellos, nuestro análisis y, al final, nuestras conclusiones. Ya les adelantamos que se echen a temblar.

Encuesta 1ª.-

Desde la aprobación de la Constitución, desde la implantación de la “democracia”, desde que el clero español se sumara entusiastamente a lo anterior, bendijera dicha carta magna, la impulsara, se implicara fervorosamente en la “Transición”, pasara a adorar el nuevo régimen, se siga ufanando de haber colaborado activamente en todo ello, lleve cuatro décadas apoyando y pidiendo el voto para el PP, pierda el trasero por codearse con el poder, festeje el 6 de Diciembre más que el día 8 y la “nueva evangelización” post-vaticanosegundo siga viento en… proa, el descenso de los que se declaran católicos en España  –ya veremos de ellos quienes lo son realmente, que eso es otra cosa– va viento en popa, ahora sí, a toda vela, cuesta abajo y sin frenos, de forma que incluso apenas se detectan picos de sierra; que es lo normal en toda subida o descenso, sino que la curva es manifiestamente pendiente, sin reposos, sin alivios, sin descansos. Terrible. Ni la peor de las Bolsas cae tan en picado ni en sus peores momentos.

Encuesta 2ª.-

De ese 69,80 por ciento que se declaran católicos, preguntados: ¿Con qué frecuencia asiste Ud. a Misa u otros oficios religiosos, sin contar las ocasiones relacionadas con ceremonias de tipo social, por ejemplo, bodas, comuniones o funerales?

Casi nunca 57,7

Varias veces al año 13,3

Alguna vez al mes 9,7

Casi todos los Domingos y festivos 14,6

Varias veces a la semana 3,3

N.C. 1,4

Es decir, que de esos católicos, que ellos mismos dicen y creen serlo, sólo un 14,6 por ciento va a Misa casi  regularmente todos los Domingos y fiestas de guardar, y sólo un 3,3 por ciento lo hacen varias veces a la semana. Los demás no van nunca o, todo lo más, se dejan caer por alguna Misa algún que otro Domingo posiblemente por despiste.

Encuesta 3ª.-

De los votantes del PP, del PSOE y de Podemos/IU, el 92 por ciento de los “peperos” se dicen católicos, el 81 por ciento de los sociatas igual, y de los Podemitas/comunistas el 35 por ciento.

Es decir, que los que se dicen católicos y creen que lo son, consideran perfectamente compatible serlo votando y apoyando activamente a dichos partidos que son, todos ellos, eh, todos, el PP también, abierta y activamente anti-católicos porque sus programas políticos, los discursos de sus líderes y, peor aún, sus actos de todo tipo son manifiestamente anti-católicos, porque todos, repetimos, todos, impulsan abiertamente y sin tapujos –que no digan sus votantes “católicos” que no lo saben– el aborto, la extensión de la sodomía, la eutanasia –encubierta por ahora perom real–, la implantación de la aberrante ideología de género, el nuevo orden mundial (NOM), la destrucción de la familia y del matrimonio, la perversión de la infancia y de la juventud, la persecución contra Cristo, y la destrucción de la patria a la cual debemos amar de acuerdo con lo que para ello ordena el cuarto mandamiento.

Conclusión.-

Pocas palabras bastan. España ha dejado de ser católica; peor aún, España va a la cabeza de los países más abiertamente anti-católicos del mundo. España es un erial espiritual y moral porque ha dado decididamente la espalda a Dios, ha renegado de Nuestro Señor y ha admitido e impuesto las mayores anormalidades y aberraciones  dándoles carta de normaoidad. España se ha hundido en un pozo de miseria y barbarie como nunca y, llegado a su fondo… sigue escarbando para profundizar aún más en él. Nuestros obispos y la mayor parte del clero y de los religiosos viene siendo y siguen siendo parte activa y fundamental de tan terribles datos porque a ellos ha competido y compete la parte más importante para haberlo evitado que es la de predicar el Evangelio íntegramente, directamente, sin buenismos, sin medias tintas, sin tibiezas, como hizo Nuestro Señor hasta incluso en la cruz; lo que no hacen.

Cuando alguien es capaz de declararse católico y, a renglón seguido, decir con toda tranquilidad que ni siquiera va a Misa los Domingos es porque no sabe lo que es ser católico, porque no cree, porque ha descendido a la cloacas del alma y en ellas se ha hecho una casa, es porque no tiene referencias espirituales en sus clérigos, porque no ha recibido la adecuada catequesis ni en la familia, ni en la escuela, ni en el día a día. Está en pecado mortal y le da igual; y si comulgara comería su propia condenación. Las almas de los españoles se pierden a miles cada día, ésta, y no otra es la realidad. Dicen ser católicos, se creen que lo son, están entre nosotros, pero no son católicos, no son de los nuestros. ¡Qué pena!

Señores obispos y clérigos: clama al cielo lo que ustedes han hecho y siguen haciendo. Desde nuestra humilde publicación les recordamos lo que dijo Nuestro Señor en repetidas ocasiones y es, por ello, “Palabra de Dios”: malos pastores que no sólo han dispersado a sus ovejas, sino que las han destruido; carniceros; ciegos que conducen a ciegos; hipócritas; sal sosa; sepulcros blanqueados.

P.D.- Este artículo será enviado a todos los obispados de España; nunca podran decir que no lo sabían. Nunca podrán alegar ignorancia para eximirse de su castigo. Animamos a nuestros lectores a enviarlo también a sus parroquias. Hay que recuperar a España de esta hecatombe infernal o caer en el empeño. Es nuestra obligación y nuestro derecho.

 


Deja un comentario