Bilderberg 2018

Se reune de nuevo en estos días el “discreto” Club Bilderberg. A tal evento no faltarán invitados españoles. Lo que nadie puede negar ya, dado el origen de dicho club y la importancia de las personas que a él acuden, es que de ésta como de las otras “tenidas” habrá consecuencias para todos los mortales, aunque éstos no lo sepan o no se lo quieran creer.

La Redacción

Y es que dicho “club” tiene un origen más que demostrado y evidente, máxime si nos adentramos un poco en la biografía de su inspirador e impulsor.

 Józef Hieronim Retinger
  • La cruz y la espada

Józef Hieronim Retinger

El fundador del hoy denominado Club Bilderberg fue Józef Hieronim Retinger, de origen judío, nacido en 1888 en Cracovia, Polonia (cuando era parte del imperio austro-húngaro), siendo el más joven de cuatro hermanos. Su padre, Józef Stanisław Retinger, fue asesor legal y consejero personal del conde Władysław Zamoyski. Cuando el padre de Retinger murió, el conde Zamoyski tomó a Józef bajo su protección.

Financiado por el Conde Zamoyski, Retinger ingresó en la Sorbona en 1906, y tan sólo dos años más tarde se convertía en el alumno más joven en obtener su licenciatura con tan sólo veinte años de edad. Se trasladó a Inglaterra en 1911, donde fue amigo muy cercano del conocido escritor polaco-británico Joseph Conrad, también de origen judío, sobre el que más adelante escribiría el libro Conrad and his contemporaries (1943).

Plutarco Elías Calles
  • La cruz y la espada

Plutarco Elías Calles

Tras iniciarse en la francmasonería sueca, se desplazó a los Estados Unidos, país en el que ampliaría sus relaciones de alto nivel gracias a su profesión masónica, así como a sus indudables capacidades intelectuales. En 1917, Retinger viajó a México en calidad de asesor político extra-oficial del sindicalista Luis Morones y del presidente Plutarco Elías Calles, ambos manifiestos masones; el último, al final de la década de los veinte provocaría con sus leyes anti-católicas el estallido del levantamiento armado católico conocido como “cristiada”.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Retinger asesoró al primer ministro del gobierno polaco en el exilio, el general Władysław Sikorski. En 1944, con 56 años, Retinger se lanzó en paracaídas en la Polonia ocupada junto con el teniente Tadeusz Chciuk-Celt, de acuerdo a la conocida como Operación Salamander, consistente en intentar contactar con figuras políticas polacas importantes allí escondidas y entregar dinero a la resistencia; tal acciónn casi le costó la vida a manos de dicha resistencia cuyos dirigentes intentaron matarle al desconfiar de él.

Paul von Zeeland
  • La cruz y la espada

Paul von Zeeland

Después de la guerra, Retinger huyó de Polonia por su oposición al nuevo gobierno comunista. En Mayo de 1946, junto con Paul von Zeeland, creó la Liga Europea de Cooperación Económica, organismo en el que, contrariamente a lo que podría deducirse de su nombre, participaron activamente varios miembros destacados de la oligárquica financiera estadounidense del momento, todos ellos masones y en breve ligados al Club Bilderberg y a otras organizaciones similares, entr ellos: John McCloy (Consejo de Relaciones Exteriores o CFR, Bilderberg, Chase Manhattan Bank), Averell Harriman (CFR, Bilderberg, Pilgrims, The Order), George Franklin (CFR, Bilderberg, Trilateral), John Foster Dulles (CFR, Bilderberg), William Wiseman (socio de la Banca Khun&Loeb), M. Leffingwelle (socio de la Banca Morgan), Nelson y David Rockefeller, y otros por el estilo.

El 7 de Mayo de 1948 veía la luz otra elaboración de Retinger, el Congreso de Europa, una entidad en la que se integraron varias organizaciones afines del momento, y de la que surgiría un año después el Consejo de Europa. No menos digno de mención es el decisivo papel desempeñado por Retinger en el alumbramiento del Movimiento Europeo, una institución que no esconde su objetivo fundamental de implantar un gobierno europeo supranacional, cuya secretaría general ocuparía su fundador durante varios años. Obvio es decir que esta clase de organismos no son otra cosa que emanaciones de las altas esferas plutocrático-oligárquicas, por lo que nada tiene de sorprendente el contenido de un informe confidencial elaborado por uno de ellos, la Comisión Europea, durante el mandato de Jacques Delors, con arreglo al cual quince multinacionales se repartirían el “mercado único” europeo: Allianz A.G., Mediobanca, Lazard Partners, S.G.Warburg, Lambert Group, Swiss Re., Credit Suisse, Shearson, Credit Lyonnais, Deutche Bank, National Nederlandem, Barklays Bank, Assicurazioni Generale y Zurich Insurance.

Joseph Retinger fue uno de los más entusiastas sionistas de la Europa de su tiempo; y no olvidemos que activo masón, selos ambos que imprimió en todas sus realizaciones. De hecho, se sabe hoy que el sionismo internacional se sirvió de la ayuda de Retinger para organizar en Europa el Movimiento Europeo y el Club Bilderberg con el objeto de sentar las bases del verdadero poder en las sombras detrás de los gobiernos norteamericano y europeos. El Movimiento Europeo sirvió de modelo inspirador para lo que hoy es la Unión Europea.

E.D. Morel
  • La cruz y la espada

E.D. Morel

Y es que Retinger estuvo obsesionado desde muy temprano con la idea de que un gobierno supranacional sólo podía ser posible sobre la base de un poder en Europa que estuviera por encima de los gobiernos locales y sirviera asimismo, y únicamente, a la creación de un gobierno mundial. La Unión de Europa de Retingr, bajo el predicamento de un poder supranacional, se sustentaba en un principio en una posible alianza franco-británica, que debía incluir políticos de renombre internacional. De acuerdo a dicha concepción del mundo, y más en concreto de Europa, concepción ya latente en la Masonería desde sus comienzos a principios del siglo XVIII, no es de extrañar que en los años veinte del siglo pasado Retinger se asociara con el británico E.D. Morel con quien comenzó a madurar estas ideas, pues éste era de la misma opinión. En la esencia de aquella etapa de elaboración teórica tenemos el proyecto embrionario de lo que hoy conocemos como “globalización”.

Retinger imaginaba un mundo en paz, pero eso sí, regido por una gran organización supranacional. La organización con la que soñaba Retinger lo controlaría todo, especialmente las políticas económicas y militares. Los Estados seguirían existiendo, pero su poder se encontraría restringido por la tutela de tal supraorganización, cuya fuerza radicaría precisamente en el desconocimiento que tendría la opinión pública respecto a su verdadera naturaleza o, en último caso, a la imposición de una forma u otra de dicha “autoridad supranacional”. En otras palabras, la plasmación de las ideas de Retinger significaría la institución de ese gobierno en la sombra hoy conocido, o al menos más que intuido, como Nuevo Orden Mundial.

La consecuencia lógica de lo dicho en los  párrafos anteriores es, como puede fácilmente deducirse, que las instituciones europeas a las que hoy pertenecemos y a las que hemos entregado nuestra soberanía tienen el mismo y único origen, y objetivo, que el Club Bilderberg, por mucho que no se quiera reconocer o se pretenda ocultar. Dándose así el caso de que el “suelo” y las ideas de Retinger se han hecho realidad en toda su extensión.

príncipe Bernardo de Holanda
  • La cruz y la espada

príncipe Bernardo de Holanda

Con tales ideas no fue para nadie una sorpresa que Retinger, tras la II Guerra Mundial, congeniara rápidamente con el príncipe Bernardo de Holanda, quien a la sazón era de ideas muy similares. Así, pronto ambos dieron forma a lo que hoy se conoce como el Grupo o Club Bilderberg, en recuerdo del hotel holandés donde se celebró su primera reunión en 1954. El Club Bilderberg ha sido desde entonces uno de los más influyentes organismos de política internacional, y uno de los arquitectos del denominado Nuevo Orden Mundial. Aunque de cara a la galería la mayoría de sus miembros han participado siempre en estas conferencias a título personal, es indudable que estas personas, cuando se reintegran a sus respectivos altos e influyentes cargos, lo hacen influidos por lo que han oído y visto en dichas reuniones; e incluso algo más que eso.

Como fundador e impulsor del Club Bilderberg, Retinger ejerció como su secretario general hasta su muerte por cáncer de pulmón en 1960. Está enterrado en el cementerio North Sheen, en el Reino Unido.

La reunión de este año durará tres días, como viene siendo habitual. Asistirán 131 invitados de todo el mundo. Y como es norma, cada cual tendrá sólo un minuto, sí, un sólo minuto para intervenir –poco más que para decir su nombre y saludar o… ¿tal vez jurar o renovar su juramento masónico? Por ello, en el mejor de los casos valdría con un par de horas para terminar la reunión, lo que quiere decir que lo importante de ella se realiza en las reuniones, charlas o negociaciones entre los participantes o, la menos, entre algunos de ellos; pues no cabe duda que también puede que haya entre los invitados “combidados de piedra”; que no por ello tiene su interés, sea en la actualidad o en el futuro.

Desde luego, lo que nunca trasciende es el verdadero meollo de lo que se habla, y mucho menos de lo que se dice. Sí se publica el teórico guión de asuntos a tratar, que este año es el siguiente: * El populismo en Europa * El desafío de la desigualdad * El futuro del trabajo * La inteligencia artificial * Los EE.UU. antes de la mitad del mandato de Trump * Libre comercio * El liderazgo mundial de los EE.UU. * Rusia * Computación quántica * Arabia Saudí e Irán * El mundo de la “post-verdad” * Otros asuntos de actualidad; todo él, desde luego, nada desdeñable y bien interesante, pero como hemos dicho de lo verdadero, de lo esencial, de lo que de verdad importa nada sabremos; sólo podremos intuir con el tiempo.

  • La cruz y la espada

Juan Luis Cebrían, adicto a Bilderberg

Ofrecemos a nuestros lectores AQUÍ la relación completa de los españoles que han asistido a Bilderberg desde 1977, primer año en que fue invitado uno, en concreto Manuel Fraga, dato llamativo, hasta la de este de 2018, incluido. Recomendamos que echen un vistazo porque hay nombres curiosos. Como anticipo, les diremos que, entre otros, destacan los siguientes:

Juan Luis Cebrián (Prisa y El País).- 22 veces

La reina Dña. Sofía.-14 veces

Jaime Carvajal Urquijo (Presi. y Director Gral. de Iberfomento).- 17 veces

Juan Yanez-Barnuevo(Director Dep. AA. EE. de Felipe González y repres. España en la ONU).- 6 veces

Bernardino León Gross (Secretar. Gral. Presidencia del Gobierno).- 5 veces

Juan María Nin (CEO de Caixabank).- 5 veces

Ana Patricia Botín.- 4 veces

El rey emérito Juan Carlos I.- 2 veces

Soraya Sáez de Santamaría.- 2 veces

Alberto Rivera.- 2 veces

Manuel Fraga.- 1 vez

Jorge Pujol.- 1 vez

Pedro Sánchez.- 1 vez

Ahora cada cual que saque sus conclusiones.

Para conocer más sobre Bilderberg: Libro “Los planes del Club Bilderberg” de Cristina Martínez  Jiménez

–o–