Mucho peor que Herodes son todos aquellos que de forma directa o indirecta permiten, amparan, subvencionan, colaboran, practican, ayudan o se dejan practicar un aborto. En el siglo XXI los niños abortados son los nuevos santos inocentes.