Lepanto 20
  • La cruz y la espada

Público y medios de comunicación abarrotaron los salones de RadioYa.

Alberto Bárcena: “La defensa de la familia en la Doctrina de la Iglesia.”

En la lucha por la familia está en juego el hombre mismo. Y se hace evidente que, cuando se niega a Dios, se disuelve también la dignidad del hombre. Quien defiende a Dios, defiende al hombre.”

Benedicto XVI

La próxima conferencia, que tendrá lugar a las 20:30 horas del próximo jueves 8 en los salones de RadioYa, tiene como objetivo presentar los hitos fundamentales de la Doctrina de la Iglesia en defensa de la familia y de la armonía entre hombre y mujer.

Con motivo de la tercera sesión del curso de formación en Doctrina de la Iglesia, organizado por Instituto Lepanto, el profesor Alberto Bárcena (“Iglesia y Masonería. Las dos Ciudades”, “La Guerra de la Vendee, una cruzada en la Revolución”) expondrá los puntos fundamentales para la defensa de la familia “en un momento de profunda crisis para ella, siendo el blanco y objetivo de todos los ataques e ideologías modernas”.

  • La cruz y la espada
Aspectos tan cuestionados como la libertad y prioridad de la familia sobre el Estado, la relación entre el matrimonio y la familia o la dignidad de la mujer serán algunos de puntos fundamentales.

La jornada se desarrolla como alternativa a un contexto en el que “se aspira a imponer la lucha dialéctica entre hombre y mujer” como norma de vida, donde la familia se ve asediada por el genocidio del aborto, la ausencia de libertad educativa, o por su misma disolución.

Se pretende recordar que solo en la familia y el matrimonio “el amor es un deber vinculante” entre hombre y mujer, y que “está llamada a ser santuario de la vida”, como recuerda San Juan Pablo II. La necesidad para la familia de recuperar el carácter “no negociable” de la libertad de los padres para escoger la educación de sus hijos, o su concepción como ámbito en que las mujeres deben ser “reconocidas debidamente y valorizadas” al tiempo que se le permite ser “el corazón de la familia”.

Allí donde los dos sexos, olvidados de la armonía querida por Dios, se abandonan a un perverso individualismo, el bien común de la sociedad humana se halla gravemente comprometido

Pío XII

  • La cruz y la espada
Por José C. Hurtado